Navegamos sobre tablas desconchadas

Este texto, publicado ya en mi antiguo blog, lleva en borradores desde marzo de 2019. Hoy al releerlo me ha vuelto a ayudar, así que lo comparto de nuevo.

Navegamos sobre tablas desconchadas

que transformamos con nuestros estados de ánimo.

Dejándonos fluir en este rio inmenso

que nuestra presencia atribula o mece suavemente,

donde un soplo de aire gélido

o el devenir de la ventisca, en un arrebato de circunstancias,

te sitúa en direcciones indescifrables, y a velocidades ingobernables.

Y tú sobre la tabla, con tu estado anímico como único timón,

tratas de sostener sobre tu trayectoria una coherencia incierta,

que sobrepasa los límites de la creencia

pero se subyuga a la firmeza de tu decisión.

Navegamos sobre tablas desconchadas.

Y debemos aprovechar el viento favorable, aceptando que nuestra vida depende de ello.

Y debemos aprovechar nuestro ánimo efímero pero asible,

que debemos manejar con maestría, y tratar con respeto,

y moldear con pericia.

Debemos ser audaces para dejarnos llevar cuando procede,

y aferrarnos al suelo ferreo cuando el espíritu juega a la contra;

refugiándonos al amparo de un azar que a veces premia;

resurgiendo ante rachas de victorias imposibles;

resignándonos a no saber cuándo podremos agradecer de nuevo una ráfaga a favor.

Anuncio publicitario

2 comentarios sobre “Navegamos sobre tablas desconchadas

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s